Breve resumen de mi problema con aliades como el Dr. ̶ (̶c̶e̶n̶s̶u̶r̶a̶d̶o̶, ̶̶c̶e̶n̶s̶u̶r̶a̶d̶o̶) y con todas esas minitas nabas metidas en la academia y en periodismo y por qué creo que van a ser los responsables de tarde o temprano provocar la primera guerra nuclear incel FT. @Chadoca’s go to guy, and one centre-forward player of the low to mid IQ Uruguayan female squad


{Advertencia: El siguiente texto está basado en los escritos y andanzas de cierto Doctor en Ciencias Sociales; no voy a mencionar su nombre porque no quiero meterme en problemas; pero, como quizás alguno de ustedes ya sepa, a buen entendedor, pocas palabras}.

«WILL THE ANGRY YOUNG MEN PLEASE RISE AGAIN?»

But you were wrong, old bean, cause we’re back…with a VENGEANCE!

En los últimos años, se ha puesto muy de moda afirmar que la clave para resolver TODOS los problemas del mundo estriba en que las mujeres ocupen esos puestos de mando que antes estaban exclusivamente reservados para el hombre. Según los defensores de esta tesis, si esto llegase a ocurrir, mágicamente dejaría de haber guerras y pobreza, de un día para el otro el caos y la miseria desaparecerían de la faz de la tierra, y todos viviríamos en un clima eterno de paz y amor; dicho de otra forma, sería lo más parecido a volver al Jardín del Edén.

Esta postura (basada en partes iguales en una ingenuidad preocupante, así como en un ginocentrismo exacerbado) nace por supuesto de la calenturienta mente de jóvenes y profesores universitarios hipersensibles, capaces de hacer LO QUE SEA por chamuyarse a una pendeja en calzas. (Ojo, eh, cuidado, miren que hay mucho viejo verde en la vuelta haciéndose el aliade…, después no digan que no les avisé…). Pero me resulta especialmente molesta cuando viene acompañada de ese discursillo hembrista que atribuye la responsabilidad de todo lo malo al sexo masculino (el sexo superior), y todo lo bueno al sexo femenino (el sexo inferior).

A ver; ya es suficientemente triste llegar a la vejez como para encima tener que dar lástima de esa forma; quiero decir, pretender seducir a una gurisita encajándole el verso ese de que la mayoría de los hombres (excepto vos, por supuesto), solamente por el hecho de serlo somos intrínsecamente dañinos o descartables, no sé…, no me parece que sea la forma más honesta de meterse bajo su bombacha, pero, bueno, qué sé yo, si a usted le sirve, Doc, déle pa’ delante nomás…

Mi problema con estos viejos babosos es que, en su afán de seducir a un auditorio de minitas nabas y empoderadas, han empezado a urdir y a reproducir un discurso académico que lamentablemente cada día cala más hondo en la opinión pública. Hablo en parte de esa cháchara en jeringoso que postula la necesidad de una sexualidad sin coto, desprovista por completo de cualquier código moral, ya que lo contrario –la familia, la monogamia, lo que estos individuos llaman la “heteronormatividad patriarcal”– sería “opresivo” para la sociedad en su conjunto (muy especialmente para ellos, que justamente lo que quieren es hacerle grooming a tus hijos); aunque, también, de la diseminación anestesiante de una retórica embustera, fundada en una serie de argumentos falsos, cuyo propósito es imponer un régimen seudo-benevolente que inhiba a las personas de interpelar al poder, así como de su capacidad para generar conflictos y disensión, habilidades necesarias para corregir las estructuras de mando.

Esto es muy peligroso, sobre todo ahora, que estas instituciones empiezan a dar señales de deterioro; pero, constituye, además, una traición vergonzosa a todos esos principios a partir de las cuales fueron fundadas. El periodismo, por ejemplo, no debería limitarse únicamente a promocionar o “informar” protocolarmente aquello que ordena el estado y sus anunciantes, sino que debería cumplir el rol de gatillo social, el rol de estimulante del debate abierto, y no sancionar o amodorrar abiertamente a aquellas voces que considere incómodas.

“I have the will to survive
I cheat if I can’t win
If Gladys locks me out
I kick my way back in
An’ if I get aggression
I give ‘em two times back
Every day it’s just the same
With hate an’ war on my back”

¿Por qué las mujeres están haciendo daño a la academia y al periodismo y por qué NO deberían participar activamente en dichas instituciones?

“Culta e inteligente” según las minas, es una agrandada que saca buenas notas. Las minas valoran la “inteligencia institucional”, sacarse buenas notas, leer muchos libros, saber datos random de alguna boludez, etc.
Eso no es inteligencia. Inteligencia es la de tipos como estos (imagen del unabomber).

  • Tuit extraído de la cuenta personal de Twitter de “Chadoca’s go to guy”.

¿Les ha pasado alguna vez de encontrarse con una palabra o un concepto y que de pronto, como por arte de magia, se abra en sus mentes todo un abanico de perspectivas? Bueno, a mí me pasó hace poco, más concretamente con este tuit de la cuenta personal de Twitter (ahora X), de “Chadoca’s go to guy”. Gracias a él, con sólo doscientos caracteres y un archivo jpg. he logrado bajar a tierra toda una serie de juicios e impresiones que venía rumiando hace tiempo.

¿Han notado cómo las mujeres tienden a ser manifiestamente menos propensas al conflicto que los hombres? ¿Acaso se han percatado de esa pereza y superficialidad tan común en ellas? ¿Cómo, en la gran mayoría de los casos, su estrategia interpersonal consiste en adaptarse a estructuras previamente instaladas, mimetizarse con ellas, no decir nada fuera de lugar, ser discretas y, de a ratos, atacar coordinadamente a sus colegas hombres mediante la difusión de rumores o denuncias falsas y así expeditar sus carreras profesionales?

Ojo, no hay que generalizar, hay una minoría muy reducida de mujeres en estos campos profesionales que sí son honestas.

A continuación, voy a postular la hipótesis de que la creciente presencia femenina en contextos de índole político, artístico, académico y empresarial, está teniendo un efecto nocivo al interior de los mismos, promoviendo activamente la mediocridad así como la aversión al riesgo. Asimismo, con el fin de consolidar este nuevo status quo, sus principales beneficiarios han impuesto una suspensión sistemática de la dialéctica, mediante la generación de una estructura benevolente y acomodaticia, que premia sólo a aquellos colaboradores que rinden tributo obsecuente a la ideología de moda.

Sin embargo, esto no podrá sostenerse por demasiado tiempo (yo le doy como mucho unos quince o veinte años), pues, independientemente de la voluntad oficialista, está teniendo como resultado un aumento exponencial en el descreimiento y hasta un cuestionamiento legítimo en torno a la validez misma de estas estructuras.

¿Qué ocurre cuándo todas esas instituciones que supuestamente tienen por propósito la integración y el desarollo del ciudadano medio dejan de funcionar? ¿Qué ocurre cuando la justicia, la educación, los medios de comunicación, dejan de dar respuesta a la ciudadanía?

La «inteligencia institucional» que describe el Sr. Chadoca’s go to guy, en el tuit antes mencionado, es resultado directo de una menor variabilidad en el índice cognitivo-intelectual de las mujeres; quiero decir, mientras que comparativamente hablando los hombres tendemos a ubicarnos en los extremos de la escala del CI, las mujeres, en cambio, se sitúan en el punto medio; en otras palabras, los hombres o bien somos brillantes (como la persona que ahora mismo está leyendo este artículo), o bien somos unos tontos (como ese Dr. en «ciencias sociales» que no tengo permitido mencionar); las mujeres, como más adelante explica el Sr. Chadoca’s go to guy en respuesta a un tuit de mi autoría, no son “ni muy boludas, ni muy inteligentes”.

Para ir cerrando, me gustaría insistir con lo perjudicial que es para estos entornos prescindir de mentes tan brillantes como la mía o de personajes como el Sr. Theodore Kaczynski y, en cambio, llenarse de viejos verdes y minitas nabas. La inteligencia, en su forma más pura, consiste en un desempeño superlativo en ámbitos como la compresión linguística o en la fluidez para asociar ideas, abstraerse e imaginar escenarios. Si sólo premiamos la «empatía» y el interés mezquino de unos pocos burócratas, terminaremos por copar los estratos más altos de nuestras instituciones con figuras grises y mediocres; y, ojo, eh, que depués no vale sorprenderse cuando los logros que arrojen esas mismas instituciones sean, como no podía ser de otra manera, mediocres o directamente inexistentes.

I HATE THIS WOMAN SO MUCH IT´S UNREAL. TYPICAL SPECIMEN OF LOW TO MID IQ WHO PROPELLED HER CAREER BY CUPOS DE GÉNERO AND CYNICAL SMILES AND CHAPPING HER KNEES. ACADEMIA NOWADAYS IT´S FULL OF OVERDUCATED SNOBS WHO CAN´T WRITE NEITHER THINK BUT STILL THINK THEY ARE HOT SHIT (SHE´S NOT EVEN THAT PRETTY, C’MON GUYS, YOU´RE JUST THIRSTY, LOOK AT THAT MASCULINE JAW, THIS IS AT BEST A 6.3/10.0 FIFTY SOMETHING YEARS OLD SURGICALLY ENHANCED FEMALE SPECIMEN AND YOU KNOW IT (¿Esto es la academia? Cobrar por mentir y escribir boludeces que ni tus colegas se van a molestar en leer? Dejame que me ría un rato KJJJJJ.)

(Y vos, que leés esto, ¿Dónde está tu orgullo? ¿En serio te vas a pasar toda la vida reponiendo góndolas en un supermercado, THINKING OF YOURSELF AS THE SCUM, THE DREG OF SOCIETY? Acordate: «He visto a los tipos más fuertes e inteligentes que te puedas imaginar, y son tipos que se rompen laburando en estaciones de servicio o atendiendo llamadas«. Basta de estar cruzado de brazos. Empatotate, conquistá el mundo, LOSE ALL SHAME ALL CONSCIENCE, OTHERWISE YOU´RE JUST A SORRY GUY AND DON´T DESERVE NOTHING. NO LIFE IS COMPLETE WITHOUT STRUGGLE. DÉCOURAGEONS NOUS PAS, ÇA VA VENIR, CA VA VENIR. FIGHT FOR WHAT IS RIGHTFULLY YOURS. PUT AN END TO THE LEFTOID ORDER ONCE AND FOR ALL. BE HOOLIGAN-LIKE, WHISTLE, CHEER «YOU MOTHERFUCKERS!»)

Life Goals: Salir a cazar sediciosos con los pibes, salvar a las instituciones, respetar los símbolos patrios, tirar tiros desde las ventanas del Ateneo de Montevideo, pasear en tanque o en blindado por la fachada del Palacio Legislativo, volver en hora al cuartel a hacer una partuza con una jipilla estudiante de arquitectura y que días después no te denuncie por violencia de género, FAAAAAAAAAAAA, LPM, no entiendo por qué odian tanto a los milicos, a mí la verdad no me hicieron nada; los zurdos hijos de re mil puta, en cambio…

Felipe Villamayor.

Nota extra: Si te interesa colaborar con el mantenimiento del sitio, podés hacerlo a través del siguiente link a Mercado Pago: link.mercadopago.com.uy/acontrapelorevista
¡Gracias!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *