SOBRE LA ENFERMEDAD DE ESCRIBIR


SOBRE LA ENFERMEDAD DE ESCRIBIR.— ¿Qué es la cultura? ¿Acaso es una afición para jóvenes ociosas y de buen pasar económico, su intento remunerado por exorcizar una larga y mal disimulada lista de neurosis y pesares imaginarios? ¿Debe acaso escribirse por y para algo? ¿Y si ese algo no parece tener un fin o una utilidad económica concreta y, en cambio, le exige a su autor numerosos sacrificios y privaciones, supone este acaso una menor importancia?

Pues sé de varios “idealistas” que ni por un segundo se molestarían en tomar un lápiz entre los dedos si no gozaran previamente del endoso de un título o de una carrera profesional; en otras palabras, lo hacen simplemente con arreglo a las ventajas materiales y de estatus social que creen que dicha actividad podría brindarles. 

¿Pero, qué ocurre con aquellos hombres que en virtud de su carácter y de sus circunstancias se resignan a escribir en obstinada soledad, en privado, dedicando las pocas horas libres que deja a su disposición el mundo del trabajo físico –ése del que varios que ejercen la “cultura” han decidido desertar o del que nunca formaron parte en primer lugar–, son acaso víctimas de una compulsión médica o neuropsiquiátrica? En un mundo obsesionado con la utilidad y la productividad económica, en el que incluso los periodistas y cuerpos docentes más utopistas se niegan a ser improductivos y a no contribuir con sus papers e investigaciones robustamente remuneradas al acervo de las letras muertas, ¡este hombre debe resaltar como una gota de rocío en el árido ramaje! 

¿Pero, y si acaso esta fuera la única forma válida de escribir, la más casta y la más noble, la que no conoce de ataduras ni condicionantes excepto su propio y autolesivo impulso? De ser así haríamos bien en despreciar a toda esa caterva de académicos y periodistas que buscan excusas para no hacer aquello de lo que precisamente se jactan de hacer, pues éstos aún no han contraído la enfermedad de la escritura.

Con. Franz Miksizpuhtulk.

Nota extra: Si te interesa colaborar con el mantenimiento del sitio, podés hacerlo a través del siguiente link a Mercado Pago: link.mercadopago.com.uy/acontrapelorevista
¡Gracias!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *