Sobre un «antisemita ingenuo»


SOBRE UN “ANTISEMITA INGENUO”.– Nada hay más exasperante que eso que yo llamo un “antisemita ingenuo”. Casi tan exasperante como un acérrimo defensor del judaísmo (algo así como un Gerardo Sotelo; un personaje nefasto por donde se lo mire). O al menos eso creía yo…

No me interesa ahora incurrir en la definición de términos como “antisemita” o “antisionista”. No me quiero poner exquisito aburriéndolos con largas disquisiciones históricas (sí, sí; ya sé que incluso en la antigüedad el sionismo fue un fenómeno poco representativo de la colectividad judía en su totalidad; no me quieran correr por ese lado..). 

Por “antisemitismo” el lector deberá entender acciones tales como la ocurrida este pasado 8 de marzo, con motivo del día internacional de la mujer. Allí, un grupo de chicas adolescentes marchó por la Avenida 18 de Julio acompañadas por un deforme y enorme muñeco con la estrella de David estampada en la frente. La acción era obviamente de protesta contra el régimen de Netanyahu y su carnicería fundacional en Gaza, aunque la interpretación más sensata debería verlo simplemente como una performance infantil.
Nada más que eso. 

Sin embargo, el comité central “israelita” y la totalidad de nuestro sistema político, no opinaron lo mismo…

Hoy, en pleno siglo XXI, momento histórico en el que presuntamente somos más libres que nunca, aún hay miedo a las consecuencias que puede acarrear criticar o burlarse soezmente de colectivos o grupos específicos de personas. No digo de todos, pues es obvio que denostar –por poner un par de ejemplos–, a la religión católica o a sus practicantes, o a personas de raza blanca o raigambre europea, sí está permitido e incluso es motivo de celebración.

Lo cierto es que hoy más que nunca existen razones válidas para mirar con desconfianza a la ̶(̶c̶e̶n̶s̶u̶r̶a̶d̶o̶)̶ ̶(̶c̶e̶n̶s̶u̶r̶a̶d̶o̶)̶ (el solo hecho de expresarlo conlleva un riesgo legal enorme, para empezar). Por eso yo los invito a que de manera independiente se informen y contrasten fuentes. NO SE QUEDEN CON LA VERSIÓN OFICIAL DE LA HISTORIA, intenten bucear más a fondo. No hay nada más que pueda decir por el momento (hacerlo me supondría una temporada tras las rejas), excepto quizás advertirles que todo está por colapsar y la causa de esto no es una camarilla secreta de individuos poderosos y maquiavélicos operando tras las sombras, sino más bien la falta de ella. 

Con. Franz Miksizpuhtulk.

Nota extra: Si te interesa colaborar con el mantenimiento del sitio, podés hacerlo a través del siguiente link a Mercado Pago: link.mercadopago.com.uy/acontrapelorevista
¡Gracias!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *